Daisy Chainsaw, ¡Viva la locura!

Daisy Chainsaw, ¡Viva la locura!

in Música

Daisy Chainsaw vive en la década maldita

La última década del siglo pasado ha sido terriblemente desestimada, casi al mismo nivel que la década anterior fue sobrevalorada. A diferencia de los acaramelados versos pasteleros con melodías ñoñas de los 80´s, los 90´s trajeron profundidad, sobriedad, oscuridad y seriedad. La gente siempre prefiere las mentiras bonitas en vez de la cruda realidad, les gustan mucho más los colores de una feria que la desolación de un mercado cuando se ha terminado la jornada. ¡La realidad muerde! Y duele mucho. La atinadamente llamada por AMLO “Mafia en el Poder” Supranacional celebraba el “Fin de la Historia”, Marx era un recuerdo, ya no era necesaria la lucha de clases, puesto que las clases sociales desaparecían, la burguesía era sólo una reminiscencia, todos éramos proletarios explotados por un sistema que se disfrazaba de nuestras propias ambiciones, aquellas que las generaciones anteriores podían acariciar, pero que nosotros no podríamos ni oler. Las viejas banderas del pasado acabaron como trapos de tendedero, eran sólo tontas utopías, fantasías.

La de los 90´s fue la última juventud, antes de esta efebofobia imperante que ahora maltrata inmisericordemente a todo aquel que no pinte algunas canas, los últimos teenagers antes de que la adolescencia volviera a aparecer en el escenario. El Materialismo acabó como luchas internas sin resultados históricos: Cada individuo es ahora (se supone) su propio patrón, lo que reduce la lucha entre explotadores y explotados en una crisis existencial. Ante ese fin de la historia la juventud, que tradicionalmente viste colores vivos y alegres, se puso de luto, los grandes músicos del pasado que sobrevivían resurgieron presentándonos su mejor versión, y los nuevos se tomaban su papel tan en serio que no osaron transformarse en ídolos, no hubo estrellas, sólo seres humanos asistiendo a un evento que no podían entender.

Daisy Chainsaw, ¡Viva la locura!

El Retrato Fallido de Crispin Gray

En este contexto surgieron tantas bandas, tanta música, tantos artistas tan geniales como olvidados; uno de estos grupos fue Daisy Chainsaw. Los orígenes de esta banda, como todo en los 90´s tenían un trasfondo que para simplificar rastrearemos históricamente hasta el siglo XIX, cuando el hedonista John Gray inspiraría no sólo una famosa obra literaria de Oscar Wilde, sino también el carácter de su nieto Crispin Gray, quien en 1989 decidió publicar un anuncio en una revista musical londinense para formar una banda que mezclara las artes visuales con la música. Crispin tenía todo el concepto para la banda en su cabeza, necesitaba músicos que actuaran como autómatas para crear esta imagen de sí mismo que le daría la inmortalidad como en la historia inspirada por su abuelo.

Sin embargo en vez de un cabeza hueca dispuesto a unirse a la versión humana de Gorillaz llegó la poetisa y artista visual Katie Jane Garside, descrita por la prensa de la época como la “versión gótica de un niño de la calle”.  Katie había crecido a bordo de un yate que daba la vuelta al mundo con su padre (un estricto oficial británico) y el resto de su familia, sus ideas, personalidad y energía le dieron a la banda una personalidad propia de la que las proyecciones de Gray eran sólo una parte, pero parte muy importante.

Daisy Chainsaw, ¡Viva la locura!

Las bandas de los 90´s habían crecido viendo videos musicales, sabían lo importante que era la mezcla del sonido y la visión en la industria, pero querían darle una respuesta sarcástica, cruel, cruda y reflexiva a los chabacanos videos alegres de los 80´s. Todo el mundo experimentaba con diferentes vestuarios, maquillaje, escenografía e interpretaciones escénicas: Nada estaba prohibido.

Daisy Chainsaw se presentaba con una escenografía repleta de muñecas de trapo, bides, cabezas de muñecas y biberones en los que bebían jugo mientras Katie Jane se comportaba como una esquizofrénica recién fugada de algún asilo londinense del siglo XIX, se cortaba los brazos con navajas, se revolcaba en vidrios esparcidos en el escenario (dónde actuaba siempre descalza) y a veces se estrangulaba con el cable del micrófono hasta perder el conocimiento, lo que daba por concluidas las presentaciones mientras Katie Jane Garside recibía atención médica.

Hermosa locura

En 1992 lanzaron el álbum “Eleventeen” de donde se generó el sencillo “Love your Money”, Garside fue comparada con Kourtney Love de Hole, la cual se declaró fan y consideró un honor la comparación. Daisy Chainsaw y Hole realizaron una gira en conjunto al lado de Mudhoney. En el video de la canción “Pink Flower” recrean la escena de Beggars Banquet de los Rolling Stones que tantos artistas han reinterpretado hasta el hastío, sin embargo la actuación de Katie le otorga cierta frescura.

El comportamiento de K. J. Garside en las entrevistas era el mismo que en el escenario, lo que le dificultaba mucho a la prensa tratar con ella, a la vez que la gente cercana a Garside se preocupaba por su salud. En 1993 se retiró de la banda y de la vida pública, se rumoraba que estaba internada en una institución mental privada, algo que a la fecha no ha negado ni afirmado; lo cierto es que no se sabe nada de ella hasta 1999 cuando Crispin Gray la encontró viviendo en los bosques ingleses y la convenció de formar una nueva banda. La nueva agrupación de nombre Queen Andreena lanzó cuatro discos de estudio hasta desintegrarse en 2010 cuando Katie Jane desapareció sin dar ninguna explicación a sus compañeros.

Incluso Melanie, la hermana menor de Katie (la “darketa” de la familia) colaboró durante dos años con ellos al mismo tiempo que tiene una carrera solista, crea una deliciosa banda gótica al estilo de Mazzy Star, llamada Maple Bee y es parte de Mediæval Bæbes, un ambicioso proyecto femenino que combina música medieval de tintes oscuros con poesía y performance, con quienes ha grabado ya ocho álbumes continuando en actividad actualmente. Ya desde poco antes de grabar el último disco de Queen Andreena, Katie Jane había formado un dueto de rock gótico llamado Ruby Throat al lado de Chris Whittingham, un guitarrista amateur que encontró cantando en el metro de Londres. Este dúo ha lanzado ya cuatro trabajos y oficialmente siguen trabajando juntos, viven en un velero llamado “Lona” y tienen dos hijos.

Daisy Chainsaw, ¡Viva la locura!
Queen Andreena

Respecto a su trabajo con Queen Adreena, los críticos calificaron a Katie como la versión esquizofrénica y extrovertida de la tímida y angelical Hope Sandoval de Mazzy Star. Asombrándose de la forma en que sonidos tan potentes y continuos surjan de un cuerpo tan pequeño, como si estuviéramos presenciando una mezcla entre las más salvajes escenas del filme “El Exorcista”  y un recital de los Sex Pistols. También ha sido constantemente comparada con Liz Fraser de Cocteau Twins por la sensación incorpórea de sus presentaciones.

El Final de Daisy Chainsaw

Luego de la salida de Garside, Crispin Gray cantó durante algunas presentaciones, hasta que decidió reclutar a Belinda Leith como vocalista y grabaron un segundo álbum con ella For They Know Not What They Do en 1994, la participación de Belinda le dio a la banda un toque más gótico y sobrio, aunque lograron temas muy hermosos, ya no era la misma fórmula que les hacía diferentes a otros tantos grupos de música alternativa creando temas geniales y conceptos rebuscados.

Los 90´s fue una década donde parecía que en cada rincón del planeta había una banda talentosa y original tratando de ser más original que las otras, Daisy Chainsaw no podía seguir la competición sin Katie Jane, grabaron un EP en ese mismo año titulado You’re Gruesome en dónde Gray y Leith comparten las vocales, pero ni así consiguen llenar el vacío dejado por Katie Jane Garside.

Comentar es gratis

Santiago Belmonte Calderón (El Gato Morrongo) Estudió la Licenciatura en Estudios Latinoamericanos y la Maestría en Artes Visuales. Artista multidisciplinario y activista político, participó con distintas agrupaciones musicales como Los Homosexuales del Apocalipsis, Célibe Fisión, Policías y Ladrones, Maltrata Ensamble y Conciencias Utópicas. Actualmente radica en Ljubljana Eslovenia, desde dónde colabora con la Editorial La Sangre de las Musas escribiendo historias cortas para sus antologías, realiza el Podcast “Wolfova Ulica”, y toca la harmónica balcánica en la banda Yoyo Movement, entre otras actividades.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.